Entradas

Instituto Ari - osteoporosis

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO DE LA OSTEOPOROSIS: ¿CUÁL ES EL MEJOR?

“Doctor, póngame el mejor tratamiento farmacológico para mi osteoporosis… yo me ocupo del resto”. Todo en uno, paré de teclear, levanté la mirada por encima de la pantalla y me fijé detenidamente en la cara de mi interlocutora. Su mirada no dejaba lugar a dudas: “Usted haga bien su trabajo… de la dieta y el ejercicio: me ocupo yo”. Lo tenía claro. ¿Pero y yo? ¿yo lo tenía tan claro?  En este post iremos desbrozando cuestiones clave en el tratamiento farmacológico de la osteoporosis para intentar dilucidar si existe “el mejor tratamiento para la osteoporosis”.

¿Qué es la osteoporosis?

Hueso normal

Osteoporosis

Una forma visualizable de definir la osteoporosis podría ser“La osteoporosis es un trastorno del esqueleto caracterizado por una resistencia ósea comprometida que predispone a la fractura”. El hueso normal “se adelgaza”, volviéndose más frágil y quebradizo (como en la imagen).

 

 ¿Para qué me tengo que tratar la osteoporosis?

Fractura vertebral

En los edificios, un mal andamiaje constituye un elevado riesgo de hundimiento.El “andamiaje de nuestro cuerpo” es el esqueleto. Un esqueleto frágil significa que nuestro aparato de sostén  se romperá.

¿Para que sirve el tratamiento farmacológico de la osteoporosis?

El tratamiento farmacológico de la osteoporosis sirve únicamente para disminuir el riesgo de fractura, no para mejorar la densitometría.

¿Todos los tratamientos farmacológicos son iguales?

Se puede afirmar con rotundidad que todos los tratamientos farmacológicos para la osteoporosis son eficaces en la prevención de la fractura osteoporótica. Es verdad que, siendo todos eficaces, no todos tienen el mismo grado de eficacia, ni son igual de seguros, ni tampoco funcionan de la misma manera.

¿Porqué mejora la densitometría más con unos que con otros?

De una manera didáctica se pueden distinguir dos grandes grupos de fármacos para la osteoporosis atendiendo a su mecanismo de acción: A) Fármacos que bloquean la pérdida de hueso (FÁRMACOS ANTI-RESORTIVOS). B) Fármacos que producen hueso (FÁRMACOS OSTEOFORMADORES).

Los primeros actúan sobre el osteoclasto, la célula grande del dibujo. Esta célula está hiperactivada en la menopausia, de tal manera que destruye más hueso que el que la otra célula, el osteoblasto, es capaz de formar. Esta acción de destruir hueso se llama resorción ósea. Los fármacos que “maniatan al osteoclasto” se llaman genéricamente anti-resortivos. Son los más utilizados en la práctica clínica y disminuyen eficazmente el riesgo de fractura osteoporótica aunque mejoren sólo modestamente la densitometría.

La otra estrategia de tratar la osteoporosis es potenciar al osteoblasto (la célula pequeña del dibujo) incrementando de esta manera  la formación ósea. Los fármacos que activan al osteoblasto se llaman osteoformadores, se administran por vía subcutánea, se reservan para osteoporosis más severas y producen incrementos más llamativos de la masa ósea en la densitometría.

Entonces…¿Cuál es el mejor?

Todos los fármacos para la osteoporosis son buenos (y malos) sin que ninguno pueda colgarse la medalla de “el mejor”. El tratamiento farmacológico de la osteoporosis es un poliedro complejo que va cambiando a lo largo de la vida del paciente. En él, habrá que considerar múltiples parámetros: eficacia, seguridad, vía de administración, enfermedades concomitantes del paciente, coste…El resultado de una sensata evaluación de todos ellos nos dará en cada momento “el mejor”.

Como ocurre con los coches, no existe un único “mejor coche”.

Instituto Ari - osteoporosis

TRATAMIENTO DE LA OSTEOPOROSIS EN CRISIS

emoticono-perplejoDicen que el tratamiento de la osteoporosis ha entrado en crisis –¡Oh my god!

 “Call to action”

No parece que se trate de una broma. Parece difícil de creer pero 32 poderosísimas sociedades científicas all over the world se han puesto de acuerdo. Acaban de firmar un manifiesto encabezado por el preocupante (y no menos sorprendente) título: “Call to action to address the crisis in the treatment of osteoporosis”.

La fractura osteoporótica: un problemón

Que el envejecimiento progresivo de la población hará de la osteoporosis una de las epidemias del viejo mundo es una obviedad. Si hemos avanzado notablemente en su diagnóstico y en su tratamiento ¿ porque se dice que el tratamiento de la osteoporosis está en crisis?

Las posible causas

Es público y notorio que las aseguradoras han tirado los precios por  las densitometrías. En USA, el recorte del MediCare americano a los baremos de las densitometrías ha sido devastador. En mi opinión, ha sido la chispa que ha detonado este monumental incendio. La principal consecuencia de este problema, lamentablemente, es que ya no interesa diagnosticar la osteoporosis. Sencilla y tristemente, no es negocio –¡Qué fuerte !-

Por otro lado, el médico no prescribe bifosfonatos con la alegría de antes. Los nuevos y misteriosos efectos secundarios de los bifosfonatos (osteonecrosis de mandíbula y fractura femorales atípicas) han enturbiado el currículum inmaculado de estos afamados fármacos. No sin ello, dinamitando las cuentas de resultados de la industriaMadre mía…¡ quién se lo iba a decir!-

En el colmo de la confusión y la alarma social, el paciente con osteoporosis ya no tiene claro que le compense ser tratado. El paciente ha optado por una sencilla asociación de ideas: tratamiento de la osteoporosis = bifosfonatos, algo así como leche condensada = “La Lechera”. A estas alturas todo el mundo sabe que no todas las leches condensadas son”La Lechera” -¡pues eso1- 

Las posibles soluciones

Parece que los astros se han alineado para que cuando más viejos seamos y más riesgo de fractura tengamos menos acento se ponga en la osteoporosis. Si esta sinrazón es verdad, ya nos está faltando a los profesionales tiempo para corregirla. Gastando un poquito más de tiempo en explicar al paciente los Pros y Cons de tratar o no su osteoporosis. Explicando con claridad que los bifosfonatos no son veneno sino fármacos de contrastada eficacia en la prevención de la fractura osteoporótica. Que, como todos los medicamentos, los bifosfonatos tienen afectos adversos pero hay que explicar que se pueden minimizar. No me resisto a acabar sin proponer un poco de orden y concierto entre las sociedades científicas encargadas del tratamiento de la osteoporosis y  las de la salud buco dental –telita con la broma de los implantes y los antiresortivos-

Siempre he creído en las campañas de concienciación social. Intuía un problema pero desconocía su magnitud. No es un problema baladí. ¡Manos a la obra con él! – sin  dejar de ser suspicaces porque.Yo me pregunto: ¿de dónde saldrán gran parte de los fondos para este megaproyecto que tiene nombre de videojuego…Dejémoslo ahí